¿Sabías que algo tan sencillo como tener unos neumáticos adecuados para tu coche podría evitar arrojar entre 1,5 y cuatro millones de toneladas de CO2 a la atmósfera? Eso equivale a las emisiones de 500.000 vehículos en un año. A eso le sumamos la importancia que tienen a la hora de contribuir a la seguridad del coche. Por eso es lógico que las empresas busquen nuevos materiales que favorezcan tanto su producción (responsable con el medio ambiente) como su mantenimiento. Y ahí es cuando los neumáticos verdes entran en acción.

Estos neumáticos “verdes” se fabrican a partir de materiales renovables y contienen sólo una pequeña cantidad de elementos fósiles. Se presentan como una alternativa ecológica y más eficiente para nuestros coches.

 

Reducir las emisiones de CO2

Desde hace unos años las emisiones de CO2 han supuesto una de las preocupaciones más alarmantes del sector Por ello se han duplicado los esfuerzos en buscar alternativas.

Uno de las primeras acciones para frenar la contaminación derivada del uso de los neumáticos fue reducir la cantidad de materiales fósiles que los componen. Por ello se incorporó aceite de colza y poliéster con rayón para reforzar la carcasa del neumático.

Sin embargo, aunque este primer avance supone un gran paso para la fabricación, hay otro problema al que enfrentarse: no todos los componentes de los neumáticos se pueden sustituir por materiales renovables.

El punto positivo al respecto es que existen más alternativas para hacer que los neumáticos sean menos contaminantes. Por ejemplo, según Continental, el negro carbón. Un material producido por la combustión incompleta de los productos derivados del petróleo. Este podría sustituirse por sílice (ácido silícico). Esto supondría un 20% de materiales “verdes” en la composición de los neumáticos.

Si queremos poner nuestro granito de arena, debemos tener en cuenta la etiqueta europea a la hora de equipar nuestros vehículos. Esta etiqueta informa sobre el triple valor de los neumáticos. Seguridad (adherencia en superficie mojada), economía (eficiencia en el consumo de carburante) y ecología (ruido exterior).

Aunque entró en vigor en 2012, “sólo un 8,3% de los encuestados conoce la etiqueta y las prestaciones que recoge”. Según ha declarado Fernando López, director general de GIPA España, onocerla es importante para detectar cuáles son los mejores neumáticos para nuestro coche.

Etiqueta-Europeo-Para-Neumáticos-2

¿Será 2018 el año en el que los neumáticos verdes se conviertan en un elemento más amigable del medio ambiente?

Por el momento ya está surgiendo otras alternativas, como las que ofrece la marca alemana Continental y su línea EcoContact. Pero hasta que la fabricación de estos artículos se generalice, acude con frecuencia a tu taller Nermovil. Revisa el estado de los neumáticos y su desgaste, y la presión.

Comprobaciones que, aparte de proporcionarte más seguridad, harán que consumas menos carburante y contamines menos.